Logo Amway

Blog oficial Amway Honduras

  • Nutrilite
  • Vitamina D
  • Comida Saludable
  • Proteccion Solar

Vitamina D: mantén un nivel alto sin importar la temporada

01-11-2021

Hay diversas circunstancias por las cuales estamos más expuestos a tener una reducción de vitamina D, la cual es muy importante para nuestro bienestar. En este artículo te compartimos algunos consejos clave que pueden ayudarte a mantener los niveles que necesitas para proteger a tu cuerpo.  

 

¿Qué es la vitamina D?

Este nutriente es indispensable para que el organismo sea capaz de absorber el calcio que nuestros huesos requieren para estar sanos y fuertes, lo que contribuye a prevenir la osteoporosis, una enfermedad que los debilita y aumenta el riesgo de fracturas. La vitamina D también ayuda al movimiento de los músculos, a transmitir mensajes entre el cerebro y otras partes del cuerpo, así como para que nuestro sistema inmune combata virus y bacterias.

 

La ciencia comenzó a estudiarla alrededor de 1922, cuando se descubrió su impacto en la salud ósea. A medida que avanzaron las investigaciones se encontraron otros beneficios, como su efecto protector contra infecciones respiratorias y la diabetes juvenil, su rol en la regulación de la inflamación crónica, que puede prevenir ataques de asma, y que incluso influye en nuestro estado de ánimo. 

 

¿Cómo se obtiene?

Podemos recibir vitamina D gracias a algunos alimentos, pero la principal fuente de producción es la luz solar.

 

Consejos para mejorar tus niveles de vitamina D.

Asolearse... de forma inteligente. Exponernos a la luz solar es una de las mejores maneras de obtener vitamina D, ya que esto sucede cuando la piel absorbe rayos UVB para producirla. Pero también se nos ha hablado muchas veces de los riesgos de la radiación solar, así que, ¿hay una forma segura de hacerlo?

 

La respuesta es: sí. La Organización Mundial de la Salud (OMS) sugiere que un máximo de exposición de entre 10 y 15 minutos diarios tres veces por semana con los brazos y el rostro descubiertos es suficiente para producir la cantidad necesaria de este nutriente, evitando hacerlo entre las 10:00 y las 16:00 horas, cuando el sol está en su punto más alto.

 

Al respecto, los National Institutes of Health (NIH), que son parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, recomiendan usar protector solar con factor superior a 15 o más si se está bajo el sol más de unos pocos minutos. Asimismo, un estudio del British Journal of Dermatology publicado en 2019 refiere que se observó un incremento de esta vitamina en las personas participantes que utilizaron protector solar a lo largo de una semana con cielo despejado.

 

Según los NIH, hay condiciones por las cuales la piel produce menos vitamina D, como asolearse en días nublados, la contaminación, tener edad avanzada o piel de color oscuro. También explican que asolearse a través de una ventana no sirve, pues esta actúa como un filtro. ¡Toma esto en cuenta para tu próximo baño de sol!

 

Una buena alimentación, la otra fuente. La vitamina D está presente de forma natural en algunos alimentos, como la yema de huevo, salmón, sardinas, atún, trucha, al igual que en los aceites de hígado de pescado. Otras alternativas son el hígado de vaca, el queso y los champiñones. Debido a que la variedad de alimentos con este nutriente no es muy amplia, hay productos a los que se les adiciona, como a las leches de origen animal y vegetal, así como a algunos jugos, yogures, margarinas y cereales procesados. Integrar sabiamente estas opciones a tu dieta favorecerá tus niveles de vitamina D.

 

Complementar tu alimentación con apoyo de algún suplemento también podría ayudar. Si en algún momento lo has considerado, prueba Vitamina D de Nutrilite™.

 

Tu vida como tú la quieres es más fácil cuando disfrutas de un bienestar óptimo. Si quieres más consejos para lograrlo, ¡cuéntanos abajo en los comentarios!